viernes, 30 de noviembre de 2007

Consejos para la Prevención



1) El virus de la inmunodeficiencia humana no hace discriminación de sexo, raza, nivel socioeconómico ni inclinación sexual.

2) Las principales formas de contagio son a través a contacto con fluidos orgánicos como sangre, semen, leche materna; pero la saliva no contagia. Abrazá, besá, compartí momentos con tus seres queridos, tomá mate, dales la mano: al contrario de contagiarte, eso los va a hacer sentir acompañados y aún mejorar su estado de salud-

3) Durante tus relaciones sexuales, cuidate a vos mismo y a tu pareja. Es un trabajo de ambos, y una responsabilidad de los dos. Usa Preservativo desde el inicio de la relación sexual sea vía vaginal, anal u oral. Otra forma de cuidarte es exigiendo la utilización de jeringas y agujas descartables asi como material esteril y guantes cuando te sometas a algún procedimiento médico.
En caso que utilices drogas intravenosas, no compartas las jeringas.

4) El uso de un solo preservativo por relación sexual es suficiente para evitar el contagio. La utilización de más de un preservativo a la vez, aumenta el riesgo de ruptura del mismo, y por ende que te contagies.

5) Por más que la pasión del momento te apremie, tomate el tiempo necesario para abrir el preservativo por la línea de corte, sin utilizar los dientes. Previamente chequea que la fecha de vencimiento sea la adecuada y que el envase no se encuentro hinchado. Este no solo va a protegerte del HIV, sino también de otras enfermedades de transmisión sexual como la hepatitis B y la sífilis; y de embarazos indeseados.

6) Si crees estar en riesgo de haberte contagiado de HIV, podés recurrir gratuitamente a cualquier hospital y solicitar los análisis. El análisis es confidencial, por lo cual solo vos vas a conocer el resultado del mismo.

7) Nadie puede obligarte a hacerte un análisis de HIV sin tu autorización. Sos completamente libre y autónomo, pero piensa que si tenes riesgo, cuanto antes lo sepas e inicies el tratamiento, mejor serán los resultados.

8) La decisión de iniciar un tratamiento contra el HIV la van a tomar entre vos y tu médico. En este momento el médico se convierte en tu guía, amigo y consejero. Acordate que tenés derecho a recibir toda la medicación y estudios que necesites de manera gratuita.

9) Lamentablemente, aun no encontramos la cura para el HIV, pero con los nuevos tratamientos, estamos controlando la enfermedad, y lo que hasta hace unos años era mortal; hoy en día te permite vivir como con cualquier otra enfermedad crónica.

10) No discrimines. Aquel que tenemos a nuestro lado, puede tener HIV y no saberlo. Inicialmente el HIV no da síntomas, por lo cual pasan muchos años antes que puedas darte cuenta que estas infectado si no lo sospechas.

11) Si tenés HIV y quedas embarazada; contáselo a tu médico. Cuanto antes inicies un tratamiento y te cuides en el embarazo, podes proteger a tu bebé de la enfermedad y hacer que él nazca sano.

12) Nunca te olvides, de vos depende tu propia vida, cuidate y querete; porque nadie lo va a poder hacer como vos mismo.
*Generación R : agradece la colaboración de la Dra. Nieves

1 comentario:

FACU dijo...

MUY BUENOS CONSEJOS!!! La doctora Nieves es genial.